lunes, 7 de octubre de 2013

De ilusiones se vive igual que de ilusiones se muere.

Perdóname, si no fui hecha a tu medida,
-decía,
y no apartaba la mirada del café.
Y no decían nada más. Compartían una película francesa, tal vez cine ruso, y una botella de algo dulce. Ella lo invitaba a café, con azúcar o con besos. Cuando él la llamaba salía a la calle vestida de verde porque ése es el color de la esperanza. Perdía la cabeza cuando él pronunciaba su nombre, porque sólo él sabía hacer que sonara protegido o feliz, por el simple hecho de estar entre sus labios. Iba renunciando a todas las vidas posibles por una sola. Y qué le vamos a hacer. Pasa lo mismo cuando los otoños deshojan sin piedad a todos los árboles.
Cuando le dijo que iba a irse, todas las palabras se agolparon en su garganta y no supieron ordenarse para salir. Clavó la mirada en sus pies y su cabeza empezó a componer una canción que no sabía muy bien de qué hablaba. El cielo estaba nublado, amenazaba tormenta, y sin embargo, la primera gota de agua del mes de septiembre cayó de sus ojos. A veces el miedo te da valor. 
Siempre voy a quererte, 
-dijo,
y se marchó sin dar un portazo.

"¿Sabía que la memoria olfativa es la única que no se deshace? 
Los rostros de aquellos a los que más amamos se desvanecen con el tiempo, las voces se borran, pero los olores nunca se olvidan."

6 comentarios:

  1. Me alegra el día entrar y ver entradas nuevas...
    "El cielo estaba nublado, amenazaba tormenta, y sin embargo, la primera gota de agua del mes de septiembre cayó de sus ojos. A veces el miedo te da valor." me ha encantado, sobre todo, esto, de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te acostumbres. Pero muchas gracias, a mí me alegra el día leer tus comentarios ♡.

      Eliminar
  2. El miedo es tan clave como el amor.

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad de texto. Se nota que se marcha sin rencor pero con tristeza. Me ha encantado, y me encanta como lo has narrado todo. Simplemente precioso. Te sigo porque realmente me ha encantado como escribes, nunca dejes de hacerlo. Te espero por mi blog.
    Un beso,
    Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerte de nuevo por aquí, Ana. ¡Muchas gracias!♡

      Eliminar