sábado, 20 de octubre de 2012

En serio, ¿hay algo más bonito que mirarnos y empezar a reír sin motivo?

Y de repente, ¡zas! Me tiemblan las piernas, me sudan las manos, resplandece mi sonrisa. Me dicen que estás aquí, ¡aquí mismo, en Zamora! Que has venido con una excursión. Pero no, no es cierto. Has venido aqui para celebrar mi cumpleaños. Menuda sorpresa. . .  Increíble, apenas puedo dejar de temblar. Te presentas aquí, dices sonriendo que os habeís quedado después de la excursión para dar una vuelva, y después coges y me das ese regalo. Me miras, me llevas por ahí, a dar una vuelta. Tú y yo solos. Como si fuera algo real, algo cierto y totalmente maravilloso. Me río de ti, pareces un auténtico turista, pero no puedo dejar de pensar en lo mucho que me gusta que seas un turista en mi ciudad, y que yo sea la que te guía por las calles. Me encanta, me entra un cosquilleo, el tiempo se detiene y joder, ojalá no hubieras dejado de besarme. Ojalá siguiéramos en ese banco. Con todo el frío del mundo, me da igual. Ojalá hubiera tenido todo el tiempo del mundo para enseñarte cada rincón de la ciudad, cada calle, cada parque. Ojalá fueramos los dueños de las horas, los minutos, y los putos segundos. Pero no; todo se acaba. Y me quedé ahí, sonriendo. Te veía marchar y no quería que te alejaras de mí, ojalá, ojalá, ojalá te hubieras quedado, ojalá volvieras.
Volvemos a ese bar. Riéndonos, acabas de ponerte mi fular, dices que "por estos pueblos, hace un frío que pela". Y claro, es que nosotros, no queremos ser igual que los demás; en nuestro caso, la chica le deja el fular al chico. ¿Y que más da? Un recuerdo más, uno más a la colección, ahora sé que no podré ponerme ese fular sin sonreír. Nos sentamos, en la silla que teníamos antes de marchar. Lejos, demasiado lejos. Entonces, cualquier escusa es buena para mirarte. Esa chica se acerca a mí, sonriendo con un poco de burla, dice: "Hacía mucho que no te veía tan contenta" Suficiente: sonrisa tonta, y respondo: "¿Sabes? Creo que lo voy a echar de menos. . .

No hay comentarios:

Publicar un comentario