miércoles, 4 de septiembre de 2013

Somos como canciones sonando en un disco rayado, somos la cara B de una cinta que nunca ha sonado; somos Palma viendo anochecer desde tu coche viejo, somos Barna, Valencia y Madrid después de un concierto. Somos la torre Eiffel encendida un catorce de febrero. Somos dos inmigrantes hablando un idioma extranjero. Somos cada semáforo en rojo, con beso incluido. Como un kamikaze que llora en su última cena.
Somos dudas flotando, pensando que vale la pena.

Somos todo lo que queramos, lo que te de la gana. Somos tantas cosas que no cabrían en una canción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario